7 recetas con CÁSCARA DE MANGO (piel de manga)

recetas cascara mango

Hay quien me pregunta si es malo comerse la cáscara del mango. En los países de donde es originaria esta fruta la gente se come el mango con la piel. Esto es un claro indicativo de que en España no estamos aprovechando esta fruta al máximo, pues la cáscara del mango es comestible tanto en crudo, como cocida en recetas con cáscara de mango como las que te voy a mostrar en este artículo.

No obstante, para comer cáscara de mango es aconsejable consumirlos de origen ecológico. De no ser así es preferible que provengan de países europeos, donde la normativa de pesticidas es más restrictiva que en ultramar. En este caso, es importante que laves bien tus mangos antes de usarlos: limpia tus mangas con jabón, exfólialos con un estropajo (yo uso fibra de coco) y sécalas después con un paño de cocina. Para que te sea rentable cocinar con piel de mango puedes guardar las cáscaras que te sobren cada día en un tupper en la nevera y emplearlos cuando hayas acumulado suficiente cantidad. 

Por cierto, para comer piel de mango es preferible pelar el mango con un pelador de patatas, ya que así conseguirás tiras uniformes y te llevas la cantidad justa de pulpa. Para algunas recetas no es necesario que los trozos sean del mismo tamaño, pero para deshidratar piel de mango o tomarla en ensaladas es ventajoso.

¿Qué beneficios tiene comer la piel del mango? Como ocurre con casi todas las frutas, casi todas las vitaminas y la fibra se encuentran en la cáscara. Además, también hay estudios que demuestran el poder de la cáscara de mango para adelgazar: “Se encontró que las cascaras de determinadas variedades de mangos contiene compuestos que detienen la formación de las células de grasa en el cuerpo humano” (fuente ACTUAL FruVeg). Aunque estas no son las únicas propiedades de la cáscara del mango, pues contiene propiedades similares al resveratrol (antioxidantes que protege al organismo contra daños que generan un mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón y cáncer). También ayudan en la lucha contra la diabetes, pues regulan los niveles de glucosa y la cantidad de ciertos tipos de sustancias grasas en sangre.

Recetas con cáscaras de mango

¿Qué se puede hacer con la cáscara de mango? Además de hervir cáscara de mango para hacer infusión o bebida refrescante de piel de mango, también se puede deshidratar, encurtir y, obviamente, consumir en crudo.

piel mango encurtida
Alta cocina con piel de mango: Tosta de cochinita pibil y cáscaras de mango encurtidas

Estas son solo algunas de las recetas que puedes preparar para aprovechar la piel del mango:

1. Cáscara de mango deshidratada

¡Un estupendo snack para picar entre horas sin engordar! La fruta deshidratada es una opción ideal pues es saciante y muy nutritiva. De similar manera ocurre con la piel de mango deshidratada. Si quieres incluso puedes añadirle un toque goloso mojando la cáscara de mango deshidratada en chocolate y guardándola en la nevera.

Ya que pones en marcha el aparato para deshidratar cáscara de mango, rellena el resto de bandejas con otras frutas y verduras que tengas a mano para aprovechar al máximo la energía que utilizas en esta elaboración.

Ingredientes: Las cáscaras de mango sobrantes de las que dispongas.

Utensilios: Deshidratador de alimentos. Yo uso el modelo WMF Kitchenminis.

Tiempos: Aprox. 4 horas a 70ºC.

Paso a paso: Coloca las tiras de cáscara de mango sobre las rejillas de tu máquina para deshidratar manteniendo unos milímetros de distancia entre cada una de ellas. Yo suelo poner la parte de la piel hacia abajo para evitar que la fruta se quede pegada a la reja metálica. A continuación tapa y programa el deshidratador a 70ºC durante unas 4 horas. Cuando se haya cumplido el tiempo, saca las tiras de piel de mango deshidratadas y guárdalas en un recipiente hermético.

Opcional: Si quieres darle un toque chocolateado a tus tiras de cáscara de mango deshidratadas, derrite 250 g de chocolate al baño María. Después apaga el fuego, y saca la olla pequeña del baño María. Deja reposar durante 45 minutos a temperatura ambiente para conseguir el espesor necesario para bañar la piel de mango en él. Cuando el chocolate haya reposado el tiempo suficiente, baña las tiras de una en una, cogiéndolas por un extremo. Sácalas del chocolate con cuidado, deja escurrir un poco y deja enfriar sobre papel de cocina reutilizable. Finalmente, guarda en el frigorífico hasta que la cobertura de chocolate se haya enfriado.

2. Infusión de cáscaras de mango

Para sacar hasta el último ápice de todo el sabor que se concentra en las cáscaras, una de las mejores posibilidades es hervir la cáscara para hacer infusiones. Además, en esta receta se puede emplear también la pipa del mango.

Prepara las infusiones a tu gusto añadiendo los ingredientes que más te gusten. Incluso puedes añadir hojas de té verde o té negro para hacer tu propio té aromatizado. Si quieres también puedes agregar una proporción de leche y tomarlo a modo té con leche. Endulza con sirope de agave, panela o cualquier otro endulzante de tu elección.

Ingredientes para 1 litro: La piel y la semilla de 1-2 mangos, 1 litro de agua y endulzante al gusto.

Utensilios: Olla mediana.

Tiempos: Cocción: 10 min. / Reposo: 10 min.

Paso a paso: En un cazo, lleva el agua a ebullición con las pieles de mango y la semilla. Deja hervir a fuego lento durante 10-15 minutos. Una vez pasado el tiempo, cuela todo y añade endulzante hasta que te guste de dulzor.

3. Refresco de cáscaras de mango

Como todo toda infusión, la de cáscaras de mango se puede tomar también en frío y convertirse en refresco. Para ello, solo tienes que dejar enfriar la infusión. Si quieres puedes añdir incluso agua con gas y así obtener un refresco con cáscaras de mango.

Ingredientes para 1 litro: La piel y la semilla de 1-2 mangos, 1 litro de agua y endulzante al gusto.

Utensilios: Olla mediana.

Tiempos: Cocción: 10 min. / Reposo: 10 min.

Paso a paso: En un cazo, lleva el agua a ebullición con las cáscaras y la semilla de mango. Deja hervir a fuego lento durante 10-15 minutos. Una vez pasado el tiempo, cuela todo y deja enfriar sin pieles ni semilla. Rectifica el sabor añadiendo endulzante a tu gusto.

Si quieres puedes reducir el agua infusionada a la mitad y añadir hielo o agua con gas para obtener un refresco de mango con burbujas. También puedes tunear esta receta a tu antojo añadiendo una rama de canela en la cocción o incorporando al final hierbabuena, albahaca, etc.

4. Cáscaras de mango encurtidas

Una forma sabrosa de dar un toque diferente a tus tostas, ensaladas, cremas, carnes o pescados es acompañándolos con unos encurtidos. ¡Y qué encurtidos más originales que las cásaras del mango! Su sabor dulzón encaja a la perfección con platos picantes y supone una forma de refrescar el paladar y desengrasar. Así qué, fuera pereza que ¡solo son 15 minutos!

Ingredientes para 1 tarro de 1/2 litro: Aprox. 250 g de piel o cáscara de mango, 100 ml de vinagre de manzana, 1/2 cs de sal fina o gruesa, 2 cs de azúcar blanca y 100 ml de agua. Opcional: 1 chile pequeño, salsa Sriracha, semillas de mostaza, etc.

Utensilios: Cuchillo, tabla, olla pequeña y tarros herméticos de cristal.

Tiempos: Preparación: 15 min. / Reposo: Apróx. 7 días.

cascaras mango encurtidas
Encurtidos de cáscaras de mango con semillas de mostaza

Paso a paso: Añade las tiras de piel de mango a un bote de cristal esterilizado. Incorpora el agua, el vinagre, el azúcar y la sal a una olla pequeña y cocina a fuego medio-alto. Remueve el líquido hasta que el azúcar y la sal se hayan deshecho completamente. Cuando la mezcla esté a punto de hervir, quítala del fuego y vierte el líquido caliente en el tarro de cristal con la cáscara de mango. Cierra y deja reposar aproximadamente 7 días. Ten paciencia, con cada día que dejes pasar tu cáscara de mango encurtida tendrá un sabor más logrado.

5. Sirope de cáscaras de mango

Una forma de aprovechar las cáscaras de mango es preparar sirope. De hecho, se trata de una de las recetas más populares y, al mismo tiempo, de las más sencillas. En concreto, la de Stella Parks de Serious Eats se elabora en crudo y sin necesidad de cocción. Se conserva en la nevera hasta dos semanas y es ideal para añadir a postres como la panacota italiana, tarta de queso, gofres o tortitas y también para elaborar cócteles afrutados.

Además, con esta receta también puedes darle una segunda vida a la semilla del mango.

Ingredientes para aprox. 1/2 litro: La piel y la semilla de 2-3 mangos (aprox. 1/2 kg), 250 g de azúcar y un limón.

Utensilios: Bol grande con tapa y colador.

Tiempos: Elaboración: 10 min. / Reposo: 4 horas.

Paso a paso para hacer sirope de piel de mango – Foto: Serious Eats

Paso a paso: Añade la piel de mango y la semilla a un bol de tamaño grande. Incorpora el azúcar y una pizca de zumo de limón (aprox. 2 cs) y remueve con la ayuda de una cuchara o una lengua de cocina. Después, tapa la fuente y deja que el azúcar se disuelva al entrar en contacto con el limón. Remueve de vez en cuando y deja actuar durante mínimo 4 horas a temperatura ambiente. También puedes dejarlo de un día para otro. Cuando se haya cumplido el tiempo indicado y todo el azúcar se haya disuelto, cuela el contenido del bol apretando las pieles de mango y la pipa con firmeza con la ayuda de una espátula hasta conseguir que suelten todo el jugo. Guarda el resultado en un recipiente hermético en la nevera durante máximo 2 semanas.

Opcional: Si quieres también puedes añadir cáscaras de limón que tengas por casa y dejarlas macerar.

6. Vinagreta de cáscaras de mango

Siguiendo la misma elaboración que requiere el sirope de piel de mango también puedes obtener vinagreta de mango para aliñar tus ensaladas con un toque tropical. Combina muy bien con quesos y también la puedes usar para marinar carnes y pescados.

Ingredientes para aprox. 300 ml: Las cáscaras y la semilla de 2-3 mangos (aprox. 1/2 kg), 250 g de azúcar, 1 limón, 8 cs de aceite y 4 cs de vinagre.

Utensilios: Bol grande con tapa y colador.

Tiempos: Elaboración: 15 min. / Reposo: 4 horas.

Vinagreta casera de cáscaras de mango – Foto: Serious Eats

Paso a paso: Incorpora las cascaras de mango y su semilla a un recipiente grande. Agrega el azúcar y una pizca de zumo de limón (aprox. 2 cs) y mezcla con la ayuda de una espátula o una lengua de cocina. Después, cubre el bol y deja que el azúcar se disuelva poco a poco a temperatura ambiente al entrar en contacto con el limón. Remueve cada cierto tiempo y espera un mínimo de 4 horas. También puedes dejarlo de un día para otro. Cuando haya pasado el tiempo establecido y todo el azúcar se haya deshecho, cuela todo el contenido del bol apretando las pieles de mango y la pipa con firmeza con la ayuda de una lengua de cocina hasta conseguir que suelten todo el jugo. Separa 250 ml de la mezcla obtenida y añade 8 cs de aceite de oliva y 4 de vinagre blanco (de manzana o vino). Mezcla enérgicamente hasta conseugir una vinagrega homogénea.

7. Ensalada de pollo y cáscaras de mango

Como habrás visto, todas las recetas con pieles de mango que te he mostrado hasta ahora eran muy sencillas. Sin embargo, existe una aún más fácil: la ensalada de cáscaras de mango. Aquí la cáscara de mango se come cruda y sin ningún tipo de manipulación. ¡No se me ocurre una forma más rápida de aprovecharte de todas las propiedades de la piel de mango!

Solo tienes que ocuparte del restos de ingredientes de la ensalada. El mango combina bien con aguacate, guindilla, cilantro, pollo, menta, queso…. ¡incluso con pescado y marisco! Y, por tanto, su cáscara también. Aquí va mi propuesta de ensalada con cáscaras de mango:

Ingredientes para 4 personas: La piel de 1-2 mangos, una pechuga de pollo, 250 g de tomates cherry, brotes de lechuga, 1 cebolla roja, queso de cabra tierno, 1/2 cdta de chile ancho o copos de chile, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta. Opcional: cacahuetes.

Utensilios: Ensaladera, sartén, cuchillo y tabla para cortar.

Tiempos: Preparación: 10 min. / Cocción: 25 min.

Paso a paso: Sazona la pechuga de pollo y espolvorea los flakes de chile sobre las pechugas. A continuación, calienta una sartén a fuego medio, añade una gota de aceite e incorpora las pechugas. Cocina tapado durante 10 minutos, dale la vuelta y déjalo 10 minutos más por el otro lado. Mientras, lava la lechuga y corta la cebolla en juliana, los tomates cherry a la mitad y el queso en dados. Agrega todo a una ensaladera junto con las pieles de mango. Cuando esté listo el pollo, sácalo de la sartén y córtalo en tiras finas. Incorpóralo a la ensaladera, salpimienta y aliña a tu gusto con aceite y vinagre.

Consejo: Dale un toque crujiente a tu ensalada añadiendo tostando cacahuetes en una sartén bien caliente.

Si después de leer estas recetas aún no sabes qué hacer con tus cáscaras de mango, siempre tienes la posibilidad de usarlas como abono para plantas.

cdta = cucharadita de té
cs = cucharada sopera

¿Te has quedado con ganas de descubrir más Recetas Zero Waste? Echa un vistazo a mi libro “Cocina Zero Waste” donde encontrarás hasta 80 recetas más. Leer review / Comprar libro.

Más en http://www.cocinazerowaste.com
Únete a http://facebook.com/cocinazerowaste
Sígueme en http://twitter.com/cocinazerowaste
Mis fotos en http://instagram.com/cocinazerowaste
Mis videos en http://youtube.com/gourmetlikeme

Publicado por gourmetlikeme

PR and event manager. Gourmet amateur.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: