7 recetas para aprovechar la PULPA DE CHUFA que sobra al hacer horchata

aprovechar pulpa de chufa

La horchata, una deliciosa y refrescante bebida tradicional, es conocida por su sabor único y sus propiedades nutricionales. Se elabora a partir de chufas, también conocidas como “tigernuts” en inglés o “nueces chufas”, que son tubérculos cultivados en diversas partes del mundo. Sin embargo, después de exprimir el líquido para hacer la horchata, suele quedar una pulpa de chufa que a menudo se desecha. ¡Pero no tan rápido! Esta pulpa, lejos de ser desperdiciada, puede ser aprovechada de múltiples maneras para crear deliciosas recetas y obtener beneficios adicionales para la salud.

A continuación, te enseño cómo se puede aprovechar la pulpa de la chufa que sobra de hacer horchata en 5 increíbles Recetas Zero Waste:

  • Bolitas energéticas con pulpa de chufa
  • Galletas con pulpa de chufa
  • Batido o smoothie con pulpa de chufa
  • Hummus con pulpa de chufa
  • Bizchocho con pulpa de chufa
  • Paté untable con pulpa de chufa
  • Magdalenas de pulpa de chufa

Recetas con pulpa de chufa sobrante

la pulpa de chufa que sobra después de hacer horchata es un tesoro culinario que no debería desperdiciarse. Así que, la próxima vez que prepares horchata, ¡no olvides darle una segunda vida a esa sabrosa pulpa de chufa!

1. Bolitas energéticas de chufa

La pulpa de chufa es rica en fibra y grasas saludables, lo que la convierte en un ingrediente perfecto para crear bolitas energéticas. Estas deliciosas y nutritivas bolitas son perfectas para llevar como snack, ya que proporcionan una fuente de energía sostenida y ayudan a saciar el apetito entre comidas.

Ingredientes: 1 taza de pulpa de chufa restante de hacer horchata de chufa, 1 taza de dátiles sin hueso (previamente remojados en agua caliente por unos minutos), 1/2 taza de frutos secos (nueces, almendras, avellanas, etc.), 2 cucharadas de cacao en polvo (opcional, para dar un sabor a chocolate), 1 cucharadita de esencia de vainilla, una pizca de sal y coco rallado, semillas de chía o cacao en polvo para rebozar (opcional).

receta de bolitas energéticas
Image by montypeter on Freepik

Paso a paso: Escurre los dátiles después de haberlos remojado en agua caliente y quítales el hueso si es necesario. En una procesadora de alimentos o batidora de alta potencia, coloca la pulpa de chufa, los dátiles, los frutos secos, el cacao en polvo (si lo deseas), la esencia de vainilla y la pizca de sal. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una masa pegajosa y homogénea. Con las manos limpias, toma pequeñas porciones de masa y forma bolitas del tamaño que prefieras. Opcionalmente, puedes rebozar las bolitas en coco rallado, semillas de chía o cacao en polvo para darles un toque diferente. Coloca las bolitas energéticas en una bandeja o plato y refrigéralas durante al menos 30 minutos para que se endurezcan un poco. Una vez que las bolitas estén firmes, están listas para disfrutar. Puedes guardarlas en un recipiente hermético en el refrigerador para que se mantengan frescas por varios días.

2. Galletas de chufa

Transforma la pulpa de chufa en una deliciosa masa para hacer galletas. Estas galletas son una opción más saludable y sabrosa en comparación con las versiones comerciales que a menudo están cargadas de azúcares y grasas poco saludables.

Ingredientes: 1 taza de pulpa de chufa, 1 taza de harina de trigo (puedes usar harina integral para una opción más saludable), 1/2 taza de azúcar (puedes ajustar la cantidad según tu preferencia), 1/4 de taza de aceite vegetal (por ejemplo, aceite de girasol o de coco), 1 cucharadita de esencia de vainilla, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio y una pizca de sal.

Paso a paso: Precalienta el horno a 180°C (350°F) y forra una bandeja para hornear con papel de horno o un tapete de silicona. En un bol grande, mezcla la pulpa de chufa con el azúcar y el aceite. Remueve bien para que los ingredientes se integren. Agrega la esencia de vainilla y mezcla nuevamente. En otro bol, combina la harina de trigo, el bicarbonato de sodio y la pizca de sal. Añade los ingredientes secos al bol con la pulpa de chufa y mezcla hasta obtener una masa homogénea. La masa debe ser manejable y no pegajosa. Si está demasiado seca, agrega un poco más de aceite. Si está muy húmeda, añade un poco más de harina. Toma pequeñas porciones de masa y forma bolitas. Colócalas en la bandeja para hornear y aplánalas un poco con la palma de la mano para darles la forma de galletas. Hornea las galletas en el horno precalentado durante aproximadamente 12-15 minutos o hasta que los bordes estén dorados. Una vez horneadas, sácalas del horno y déjalas enfriar en la bandeja durante unos minutos antes de transferirlas a una rejilla para que se enfríen por completo.

3. Batido o smoothie con chufa

Si eres amante de los batidos y smoothies, incorporar la pulpa de chufa puede añadir un toque extra de sabor y nutrición. Agrega un poco de pulpa a tu batido favorito junto con frutas, leche de almendras o yogur y disfruta de una bebida refrescante y nutritiva. Aquí un ejemplo:

smoothie con pulpa de chufa

Ingredientes: Pulpa de chufa, leche de coco o almendra, cacao en polvo sin azúcar, plátano y una pizca de canela.

Paso a paso: Combina la pulpa de chufa, la leche, el cacao en polvo y el plátano en una licuadora. Agrega la canela para realzar el sabor. Licúa hasta obtener una mezcla cremosa y con sabor a chocolate.

4. Hummus de chufa

El hummus es una opción popular y versátil para los aperitivos y comidas. Sustituye los garbanzos por la pulpa de chufa en tu receta de hummus habitual y sorpréndete con el sabor y la textura que aporta. Añade tahini, ajo, limón y un toque de comino para potenciar su sabor.

Ingredientes: Pulpa de chufa (sobras de hacer horchata), garbanzos cocidos (pueden ser enlatados o cocidos en casa), tahini (pasta de sésamo), ajo (opcional, al gusto), zumo de limón, comino molido, aceite de oliva, sal y pimienta al gusto, y agua para ajustar la textura, si fuera necesario.

hummus de pulpa de chufa

Paso a paso: Lava bien la pulpa de chufa para quitar cualquier resto de horchata y escúrrela. En el procesador de alimentos o en una batidora potente, agrega la pulpa de chufa, los garbanzos cocidos, una o dos cucharadas de tahini, un diente de ajo (si lo deseas), una cucharadita de comino molido y un chorrito de zumo de limón. Comienza a mezclar los ingredientes a baja velocidad y luego ve aumentándola gradualmente hasta que la mezcla quede suave y homogénea. Si la mezcla está muy espesa, puedes agregar un poco de agua para ajustar la textura a tu gusto. Continúa mezclando hasta que obtengas la consistencia deseada. Añade sal y pimienta al gusto y mezcla nuevamente para incorporar los condimentos. Prueba el hummus y ajusta los sabores según tus preferencias. Puedes agregar más limón, comino, tahini o ajo según tus gustos personales. Cuando esté listo, coloca el hummus en un tazón, rocía un poco de aceite de oliva por encima y decora con un toque de comino molido o pimentón dulce. Sirve el hummus con pan pita, crudités de verduras o utiliza como aderezo para ensaladas.

5. Bizcocho de chufa

La pulpa de chufa es un subproducto que se obtiene al preparar horchata de chufa, y puede ser reutilizado de diversas maneras en la cocina. Con esta receta obtendrás un delicioso bizcocho hecho con la pulpa de chufa que puede ser disfrutado como un dulce y saludable bocado. Puedes servirlo solo, acompañado de un café o té, o incluso añadirle un glaseado o espolvorear azúcar glas por encima si lo prefieres más decorativo. ¡Disfruta tus sobras de pulpa de chufa al máximo!

Ingredientes: 1 taza de pulpa de chufa (residuo después de hacer horchata), 1 taza de harina de trigo (puedes usar harina integral si lo prefieres), 1 taza de azúcar (puedes ajustar la cantidad según tu gusto), 3 huevos, 1/2 taza de aceite vegetal (por ejemplo, aceite de girasol o de coco), 1 cucharadita de levadura en polvo, 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional) y una pizca de sal.

Paso a paso: Precalienta el horno a 180°C (350°F). Prepara un molde para bizcochos engrasándolo y enharinándolo, o puedes usar papel de horno para evitar que se pegue. En un tazón grande, combina la pulpa de chufa con los huevos y el azúcar. Mezcla bien hasta obtener una masa homogénea. Agrega el aceite vegetal y, si lo deseas, el extracto de vainilla. Continúa mezclando hasta incorporar todos los ingredientes. En otro tazón aparte, tamiza la harina de trigo junto con la levadura en polvo y la pizca de sal. Esto ayudará a que el bizcocho quede más esponjoso y libre de grumos. Incorpora gradualmente los ingredientes secos a la mezcla húmeda de pulpa de chufa, mezclando bien para obtener una masa uniforme. Vierte la masa en el molde preparado y alisa la superficie con una espátula. Hornea el bizcocho en el horno precalentado durante aproximadamente 35-40 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, este salga limpio. Una vez que el bizcocho esté listo, sácalo del horno y déjalo enfriar en el molde durante unos minutos antes de desmoldarlo y dejarlo enfriar completamente sobre una rejilla.

6. Paté untable de chufa

La pulpa de chufa también puede ser la base para la preparación de untables y patés vegetales. El paté de chufa resultante es delicioso para untar en pan, galletas saladas o para acompañar ensaladas. Es una alternativa saludable, vegana y sabrosa al paté tradicional.

Ingredientes: 1 taza de pulpa de chufa, 1/4 de taza de aceite de oliva virgen extra, 1 diente de ajo, 1 cucharada de tahini (pasta de sésamo), 1 cucharada de jugo de limón fresco, 1/2 cucharadita de comino en polvo, sal y pimienta al gusto. Opcional: perejil fresco o cilantro para decorar.

Paso a paso: Después de hacer horchata de chufa, tendrás la pulpa sobrante. Escúrrela bien para eliminar el exceso de líquido y resérvala. En un procesador de alimentos, coloca la pulpa de chufa escurrida, el ajo, el tahini, el jugo de limón y el comino en polvo. Enciende el procesador de alimentos y comienza a mezclar los ingredientes. A medida que se mezclan, agrega lentamente el aceite de oliva virgen extra hasta que obtengas una mezcla suave y homogénea. Prueba la mezcla y ajusta la sal y la pimienta según tu preferencia. Si deseas un sabor más intenso a limón o comino, agrega un poco más de jugo de limón o comino en polvo. Transfiere el paté de chufa a un recipiente y decora con perejil fresco o cilantro. Puedes almacenar el paté de chufa en el refrigerador en un recipiente hermético hasta por 3-4 días.

7. Magdalenas de pulpa de chufa

Otra forma de aprovechar los restos de chufa después de hacer horchata es para hacer magdalenas con un toque diferente y saludable.

Ingredientes: 150 g de pulpa de chufa, 200 g de harina de trigo, 150 g de azúcar (o algún edulcorante de tu elección), 3 huevos, 100 ml de aceite de girasol o aceite de coco derretido, 1 sobre de levadura en polvo (15 g), 1 cucharadita de esencia de vainilla y una pizca de sal.

magdalenas pulpa chufa
Image by wirestock on Freepik

Paso a paso: Precalienta el horno a 180 °C (356 °F) y prepara una bandeja de magdalenas con papelitos de papel o engrásala ligeramente. En un bol grande, mezcla la pulpa de chufa, la harina, el azúcar, la levadura y la sal. Remueve bien para que todos los ingredientes secos se combinen. En otro bol, bate los huevos con un tenedor o batidor hasta que estén bien mezclados. Luego agrega el aceite y la esencia de vainilla y sigue batiendo para incorporarlos. Vierte la mezcla de huevos, aceite y vainilla en el bol de ingredientes secos (pulpa de chufa, harina, etc.). Remueve con una espátula o cuchara de madera hasta que se forme una masa homogénea. Rellena cada molde de magdalena con la masa, llenándolos aproximadamente hasta 2/3 de su capacidad, para que tengan espacio para crecer mientras se hornean. Hornea las magdalenas en el horno precalentado durante unos 15-20 minutos, o hasta que al pincharlas con un palillo en el centro, este salga limpio. Una vez horneadas, sácalas del horno y déjalas enfriar sobre una rejilla.

Otros usos: Exfoliante para la piel

La pulpa de chufa también puede utilizarse como un exfoliante natural para la piel. Mezcla la pulpa con un poco de aceite de coco o de oliva y masajea suavemente sobre la piel. La pulpa actuará como un exfoliante suave que eliminará las células muertas y dejará tu piel suave y renovada.

Si no puedes encontrar una forma culinaria adecuada para la pulpa de chufa, otra opción es utilizarla como abono o agregarla a tu compost. La pulpa de chufa es rica en nutrientes y puede enriquecer el suelo de tu jardín, ayudando a que las plantas crezcan más saludables.

Como ves, la pulpa de chufa que sobra al hacer horchata es un recurso valioso que puede aprovecharse en diversas recetas y usos. Además de reducir el desperdicio, estarás añadiendo una dosis extra de fibra, nutrientes y sabor a tus comidas y snacks. Así que, la próxima vez que prepares horchata, ¡piensa en todas las posibilidades que la pulpa de chufa puede ofrecerte!

cdta = cucharadita de té
cs = cucharada sopera

¿Te has quedado con ganas de descubrir más Recetas Zero Waste? Echa un vistazo a mi libro “Cocina Zero Waste” donde encontrarás hasta 80 recetas más. Leer review / Comprar libro.

Más en http://www.cocinazerowaste.com
Únete a http://facebook.com/cocinazerowaste
Sígueme en http://twitter.com/cocinazerowaste
Mis fotos en http://instagram.com/cocinazerowaste
Mis videos en http://youtube.com/gourmetlikeme

Publicado por gourmetlikeme

PR and event manager. Gourmet amateur.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: